Geo canarias mapa 2 small

Cronología. Origen de CanariasTarea

  • Kircher es partidario de la Atlántida

    Kircher es partidario de la Atlántida
  • Steno, aplicando el actualismo, duda sobre la veracidad del mito platónico.

  • Woodward afirma que las islas fueron configuradas por el diluvio universal

  • Viera y Clavijo sostiene la idea de que Canarias son restos de la Atlántida

    Viera y Clavijo sostiene la idea de que Canarias son restos de la Atlántida
  • Buffon también defiende la Atlántida como origen de las Islas y otras tierras

  • Bory de Saint-Vincent traza el mapa de la Atlántida en la zona de Canarias.

  • Period: to

    Buch propone la hipótesis de los cráteres de elevación

  • Cuvier defiende el cataclismo de la Atlántida

  • Lyell es contrario a las ideas de Buch, y sostiene que las islas se han formado por acumulación de materiales volcánicos

    Lyell es contrario a las ideas de Buch, y sostiene que las islas se han   formado por acumulación de materiales volcánicos
  • Humboldt es partidario de la hipótesis de los cráteres de elevación

  • Maury, en la primera carta submarina del Atlántico, proporciona evidencias sobre la existencia de la dorsal mesoatlántica.

  • Maury, en la primera carta submarina del Atlántico, proporciona evidencias sobre la existencia de la dorsal mesoatlántica.

  • Period: to

    Fritsch defiende también un origen por acumulación volcánica.

  • Period: to

    El H.M.S. Challenger confirma la existencia de la dorsal mesoatlántica; algunos círculos científicos ven en ella los restos de la Atlántida

  • Calderón y Arana es partidario de los cráteres de elevación, y considera que las islas atlánticas, más que restos de continentes hundidos, son jalones de continentes que empiezan a formarse.

  • Period: to

    Diversos autores (Gagel, Gentil, Germain, Jeannel, Lemoine, Sharpf) plantean la continentalidad de las Islas, asociándolas al bloque de sial africano.

  • Gentil supone que Canarias es una prolongación del Atlas que penetra y sobresale del océano.

  • Period: to

    Wegener enmarca el origen de Canarias dentro de la deriva continental como festones insulares africanos tras la apertura del Atlántico

  • Le Danois sitúa la Atlántida en la zona de Canarias, y la considera uno de los puentes intercontinentales.

  • Cloos propone el modelo de combamiento cortical por fractura radial de triple brazo para la fracturación intracontinental.

  • Betz y Hess proponen el modelo de fractura propagante.

  • Benítez Padilla rechaza la relación del origen de Canarias con la deriva continental.

  • Martel San Gil explica el volcanismo canario como consecuencia de fracturas y plegamientos en el sial debido a corrientes simáticas provocadas por la tendencia al equilibrio isostático.

  • Bravo relaciona el origen de Canarias en el marco de un volcanismo de dominio mixto alternante (continental y oceánico).

  • Hausen, basándose en la existencia de antiguos basaltos de meseta de gran potencia, supone que Canarias formó parte de una península africana que sufrió fracturación tectónica, originándose así las diferentes islas.

  • Period: to

    Hess propone la hipótesis de la expansión del fondo oceánico

  • Macau Vilar también rechaza el origen de Canarias como festones insulares tras la deriva continental.

  • -Wilson relaciona el origen de las cadenas insulares volcánicas atlánticas (entre ellas, Canarias) e índicas, con la expansión del fondo oceánico a partir de las dorsales.

  • Wilson propone la hipótesis del punto caliente como origen de Hawaii.

  • Period: to

    McKenzie, Morgan, Parker y Wilson definen una tierra dinámica: nace la Tectónica de placas.

  • Wilson propone el ciclo de apertura/cierre del Atlántico (Ciclo de Wilson).

  • Dash y Bosshard consideran que en la zona de Canarias existe una corteza de transición (oceánica-continental).

  • Rothe y Schmincke sostienen un origen mixto para Canarias: continental para las islas orientales y oceánico para las centrales y occidentales.

  • Cendrero observa estructuras compresivas (plegamientos) en el complejo basal de La Gomera.

  • Bosshard y MacFarlane determinan la independencia de las islas como bloques aislados del continente africano. Asocian el volcanismo con zonas de fractura en probable relación con la tectónica del Atlas.

  • Abdel-Monem et al. establecen por datación radiométrica una progresión de edades de las islas disminuyendo con la lejanía al continente africano, siendo así Lanzarote la más antigua y El Hierro la más moderna.

  • McDougall desarrolla el modelo de fractura propagante como origen de las cadenas insulares volcánicas en relación con la expansión del fondo oceánico

  • Morgan introduce el concepto de penacho de manto en el modelo del punto caliente

  • Burke y Wilson defienden que África se detuvo hace más de 25 Ma.

  • Burke et al. proponen la movilidad de los puntos calientes del Océano Atlántico, aunque en el grupo considerado no entra Canarias.

  • Morgan sostiene la existencia de un punto caliente bajo Canarias.

  • Pitman y Talwani relacionan el origen de Canarias con fallas o fracturas transcurrentes

  • Hernández Pacheco e Ibarrola definen las principales líneas tectónicas del archipiélago sobre bases petrológicas y geoquímicas.

  • Richter propone, como alternativa del punto caliente, la existencia de lóbulos magmáticos en células convectivas como consecuencia directa del movimiento diferencial entre litosfera y astenosfera.

  • Schmincke defiende el modelo de punto caliente para Canarias.

  • Turcotte y Oxburgh asocian el volcanismo canario con zonas de debilidad cortical.

  • Wilson considera como estacionario el punto caliente de Canarias.

  • Anguita y Hernán aplican el modelo de fractura propagante a la génesis del archipiélago en relación con la fractura del Atlas.

  • Beck y Lehner consideran que los materiales volcánicos de las Canarias orientales se apoyan sobre un basamento hercínico fallado y levantado.

  • Dillon y Sougy relacionan el origen de Canarias con zonas de fallas en el margen continental africano, y concluyen que el Anti-Atlas no se prolonga hacia el océano.

  • Rothe sigue defendiendo un origen mixto para las islas.

  • Schilling y Noe-Nygaard proponen el modelo de burbuja para el penacho de Feroe-Islandia.

  • Araña et al. proponen la hipótesis de los bloques levantados asociándolos con la existencia de fallas inversas.

  • Fúster asocia el origen de Canarias con fracturas y un antiguo rift.

  • Hayes y Rabinowitz deducen mediante análisis magnéticos una corteza oceánica bajo Canarias.

  • Burke y Wilson sitúan (gráficamente) dos puntos calientes en Canarias.

  • Herman et al. relacionan el origen de Canarias con el ascenso de lóbulos magmáticos convectivos producidos por la detención de la placa africana sobre la astenosfera en movimiento.

  • Carracedo encuentra serias restricciones para aplicar el modelo de punto caliente en Canarias.

  • Robertson y Stillman son partidarios de la fractura propagante, encontrando plegamientos recumbentes en el complejo basal de Fuerteventura.

  • Banda et al. confirman el carácter oceánico de la corteza bajo Canarias.

  • Duncan establece que la placa africana se ha movido durante los últimos 60 Ma con una tasa de 1 cm/año.

  • Anderson plantea el ciclo del supercontinente, cuya fuerza motriz es la conducción y pérdida de calor a través de la corteza terrestre.

  • Hinz et al., mediante un perfil sísmico, consideran que no existe relación de las Islas con la tectónica continental africana.

  • Schmincke insiste en que el volcanismo canario está relacionado con una característica astenosférica más que litosférica.

  • Allègre et al. analizan el modelo de burbuja en relación con la convección del manto.

  • Dañobeitia, a través de estudios geofísicos submarinos, sostiene que no existe conexión del volcanismo canario con la tectónica del Atlas.

  • Phillips y Brown determinan el movimiento de la placa africana como un lento desplazamiento (0,75 cm/año).

  • Jung y Rabinowitz no observan protuberancias batimétricas ni anomalías positivas del geoide en la zona de Canarias.

  • Nance et al. y Worsley et al. desarrollan el ciclo del supercontinente.

  • Suriñac estudia mediante perfiles sísmicos profundos la estructura cortical de las islas, deduciéndose un cierto apoyo tanto para la fractura propagante como para los bloques levantados.

  • Filmer y McNutt consideran que la existencia de un aumento en el geoide y el grosor de la litosfera (48 km) en el área, contradicen el modelo del punto caliente.

  • Sleep relaciona ciertos tipos de volcanismo intraplaca con fracturación continental incipiente y con tensiones intraplaca, más que con puntos calientes.

  • Holik et al. defienden el punto caliente y su efecto sobre la costa marroquí.

  • Roest et al. confirman el carácter oceánico de la corteza bajo Canarias.

  • Coello et al., mediante nuevas dataciones radiométricas, establecen que Fuerteventura (20,6 Ma) es más antigua que Lanzarote (15,5 Ma).

  • Hoernle y Schmincke aplican el modelo de burbuja a Canarias.

  • Carracedo defiende el punto caliente canario.

  • Watts relaciona la debilidad cortical en el área de Canarias con perturbaciones térmicas debidas a un penacho de manto subyacente.

  • Hoernle et al. detectan por tomografía sísmica una anomalía térmica positiva en el área de Canarias, aunque no directamente bajo el archipiélago.

  • Beauchamp et al. interpretan la fractura del Atlas con un sistema de rift abortado, y la intersección tectónica entre el Medio y Alto Atlas como una triple unión fallida.

  • Guillou et al. confirman que no existe una total progresión de edades en las islas, donde La Gomera (12,0 Ma), por ejemplo, es más antigua que Tenerife (7,5 Ma).

  • -Socías y Mezcua, mediante un estudio aeromagnético del archipiélago, determinan la existencia de grandes bloques inclinados en el basamento de las islas.

  • Carracedo et al. también consideran la inexistencia de la progresión total de edades en las islas.

  • Fernández et al. estudian el complejo basal de Fuerteventura relacionándolo con una tectónica extensional (sistemas transtensivos) y anomalías mantélicas en la corteza oceánica.

  • Hofmann asocia cierto volcanismo intraplaca con anomalías locales de fusión en los fondos oceánicos más que con puntos calientes.

  • Neumann et al. comparan el grosor de la litosfera en el archipiélago, concluyendo que al ser más delgada en el extremo oriental que en el occidental, la anomalía térmica debe situarse en la zona de Lanzarote.

  • Oyarzun et al. retoman la idea del rift local.

  • Carracedo et al. sostienen que el punto caliente que dio origen a las islas se encuentra localizado actualmente bajo La Palma y El Hierro.

  • Grevemeyer afirma que la cuenca de Canarias posee el aspecto típico de una protuberancia radial de origen térmico.

  • Anguita y Hernán, analizando diversas evidencias sobre la "conexión africana" del origen de Canarias, adelantan un modelo sintético.

  • Anguita y Hernán proponen el modelo sintético.

  • Dañobeitia y Canales apoyan el punto caliente canario a partir de datos geológicos y geofísicos.