Isadora Moon y el hechizo magico

  • Primer capitulo

    Primer capitulo
    Era una helada mañana de lunes y yo caminaba hacia el colegio con Pinky dando saltos mi lado .Hacía tanto frio que podía ver las telarañas congeladas brillando bajo el sol de la mañana y ,al respirar ,echaba al aire nubes blancas .Por so los dos llevábamos puestas bufandas de punto y gorros de lana con pompón .claro que pinky no siente el frio de verdad,porque es un peluche con relleno,pero aun así le gusta ponerse guapo.Era mi muñeco favorito hasta que mama le dio vida con su varita mágica.
  • Segunda parte del primer capitulo

    Segunda parte del primer capitulo
    ¡Puede hacer esas cosas porque es un hada!Al llegar al colegio vi que pasaba algo muy interesante en medio de la clase,porque todos mis amigos estaban haciendo un corro.¡Oliver da una fiesta!-dijo Bruno,sacudiendo en el aire una invitación de colores-.¡De patinaje sobre hielo!¡ohh!¡Yo nunca he patinado sobre hielo!¡yo tampoco!¡que ganas tengo!Pero unos minutos despues nod dimos cuenta de que oliver ya habia repartido todas sus invitaciones y se habia quedado ahi de pie,azorado
  • Tercera parte del capitulo.

    Tercera parte del capitulo.
    Las mejillas se le habían puesto coloradísimas.
    -Lo siento -dijo encogiéndose de hombros-.Solo me han dejado invitar a tres amigos. Patinar sobre hielo es muy caro.
    -Ah -dijo Zoe decepcionada.
    -Qué pena- dijo Sashi, intentando no parecer triste.
    Yo clavé la mirada en el suelo din decir nada. Sentía que me quedaban las mejillas y me avergonzaba haber pensado que me iba a invitar.
    - De verdad que lo siento mucho -dijo Oliver-. ¡Ojalá pudiera haber invitado a todo el mundo!.
  • cuarta parte del primer capitulo

    cuarta parte del primer capitulo
    -No te preocupes -le dijo Zoe, dándole palmaditas en el brazo-.Lo entendemos.
    - Sí-asintió Sashi-. ¡Claro que sí!
    ¿Verdad, Isadora?
    -¡Por supuesto! -respondí. Durante el resto del día, intenté con todas mis fuerzas no pensar en el fiesta de Oliver, pero cuando llegué a casa por la tarde seguía sin quitármela de la cabeza.
    -¿Qué te pasa? -pregunto mamá poniéndome un sándwich de mantequilla de cacahuete delante. -Hoy estás muy callada.
    - Demasiado callada -dijo papá bostezando.
  • quinta parte del primer capitulo

    quinta parte del primer capitulo
    Mi padre es un vampiro por eso duerme por el día y se queda despierto por la noche
    -No es nada dije-
    -¿Nada?-repitió papa-¡tonterías!
    Si no fuera nada ya habrías devorado ese repugnante sandwich de mantequilla de cacahuete-a papa le parece asquerosa toda la comida que no sea roja.-es que ...-empece a decir -mi,amigo Oliver da una fiesta.y no me ha invitado .
    -vaya-dijo mama,ocupada en machacar un aguacate para mi hermanas pequeña,Flor de miel .
  • Sexta parte del capitulo primero.

    Sexta parte del capitulo primero.
    Pero ya sabes que no nos pueden invitar siempre a todo...
    - Mamá tiene razón - coincidió papá-. No pienses que Olliver tiene algo contra ti, Isadora. Estoy seguro que no quería herir los sentimientos de nadie.
    -Ya lo sé -dije-. Seguro que no quería hacerlo. Solo estoy un poco decepcionada.¡ Va a patinar sobre hielo! Yo
    nunca he patinado sobre hielo. Me gustaría probarlo.
    -¡Ahhh!- suspiró mamá- Mi hermana y yo solíamos divertirnos
    muchísimo patinando en las pistas de hielo mágico
  • Septima parte del primer capitulo.

    Septima parte del primer capitulo.
    ¡La naturaleza es preciosa cuando brilla por la escarcha!
    -¿Eso tiene algo que ver con la tía Crystal? -pregunté.
    - Sí -dijo mamá.- La tía Crystal hacía con su varita mágica las pistas de hielo más maravillosas del mundo. Su especialidad es el hielo mágico, ¿te acuerdas? porque ella nació en invierno.
    -Ya lo sé -respondí-. Es un hada de la nieve.¡Me encantaría que tú también fueras una brillante hada de la nieve, mamá!
    -¡ A mí no! -repuso papá, envolviéndose en su capa-.¡Brrr!
  • Octava parte del capitulo primero.

    Octava parte del capitulo primero.
  • Segundo capitulo.

    Segundo capitulo.
    El fin de semana siguiente ,a las dos en punto se oyó un tamborileo en la puerta principal.Fui corriendo a abrir y una ráfaga de viento y nieve entro en el recibidor .
    -Isadora- exclamo la tía crystal,atrayendo hacia ella par adarme un abrazo helado era mas guapa de lo que recordaba .su pelo largo platea flotaba alrededor y resplandecía con diminutos copos de nieve. llevaba una maleta que parecía hecha de hielo -me alegro tanto de que estés aquí tia crystal...
  • Segundo capitulo.

    Segundo capitulo.
    El fin de semana siguiente, a las dos en punto se oyó un tamborileo
    en la puerta principal. Fui corriendo a abrir y una ráfaga de viento y nieves entró en el recibidor.
    -¡Isadora! -exclamó la tía Crystal, atrayéndome hacia ella para darme un abrazo helado.
    Era más guapa de lo que recordaba.
    Su pelo largo y plateado flotaba alrededor y resplandecía con diminutos copos de nieve.
    Llevaba una maleta que parecía hecha de hielo.
    - Me alegro tanto de que estés aquí, tía Crystal...
  • Primera parte del segungo capitulo.

    Primera parte del segungo capitulo.
    -¡Es maravilloso volver a verte, cariño! -dijo con voz cantarina - .Esto es muy diferente,comparado con mi pequeño y acogedor iglú en el Polo Norte. No hay mucha nieve por aquí,¿verdad?
    -No- respondí- ¡Ojalá hubiera!
    Mamá me ha contado cómo ibais a patinar juntas sobre hielo cuando erais pequeñas.
    -¡Ah, sí! -dijo la tía Crystal -. ¡Nos divertíamos muchísimo! ¿Tú has patinado ya sobre hielo, Isadora? ¡Todo el mundo debería probarlo al menos una vez!
    - No, no he patinado nunca.
  • Segunda parte del segundo capitulo

    Segunda parte del segundo capitulo
    Volví a pensar con envidia en la fiesta de Oliver-. Algunos amigos míos van a patinar hoy en la fiesta de cumpleaños de Oliver, pero a mí no me han invitado. Es muy caro.
    - Lo es si vas a las grandes pistas de hielo de la ciudad -asintió la tía Crystal-, ¡pero no es nada caro si eres un hada de la nieve como yo! ¡Venga, vamos al jardín de atrás!
    La agarré de la mano, entusiasmada, y la llevé hasta la puerta trasera. La tía Crystal la abrió de golpe y las dos nos asomamos al jardin silvestre.
  • Tercera parte del segundo capitulo

    Tercera parte del segundo capitulo
    Levantó su varita y...¡CHAS!
    Saltaron las chispas y brillaron los copos de nieve. En medio de nuestro jardín apareció un espejo reluciente y duro, destellando a la luz del sol. Quedaba un poco raro, rodeado de hierba verde. La tía Crystal debió de pensar lo mismo, porque volvió a sacudir la varita y esta vez el jardín entero se convirtió en un paisaje invernal. La escarcha brillaba en las ramas y cubría todo el suelo una espesa capa de nieve. El aire parecía distinto:frío, tranquilo.
  • Cuarta parte de segundo capitulo

    Cuarta parte de segundo capitulo
    Ya está -dijo la tía Crystal .
    Ahora me siento más como en casa.
    -¡Es precioso! _susurré.
    Justo entonces, mamá y papá aparecieron detrás de nosotras.
    -¡Hola, Crystal! -gritó mamá con alegría, dándole un fuerte abrazo.
    Ya veo que has encontrado el jardín.
    ¡Mira cómo brillan esos carámbanos de hielo!
    -¡Brrr! -murmuró papá, frotándose las manos.
    -¡Un día en la nieve! -grite, entrando en casa a toda velocidad a coger mi abrigo, las botas y los guantes.
    Mamá sacó sus viejos patines de hielo.
  • Quinta parta del segundo capitulo

    Quinta parta del segundo capitulo
    Después hizo aparecer con su magia patines para todos menos para Flor de Miel, que era demasiado pequeña para patinar. Papá se puso su capa de vampiro más abrigada, de lana, y la tía Crystal rodeó la casa abriendo de golpe todas las puertas y ventanas.
    -¡Qué agradable es que corra una brisa fresca por la casa! -dijo.
    -¡Más bien una brisa del Ártico! se quejó papá, arrebujándose en su capa.
    Luego todos salimos al jardín. La tía Crystal nos enseño a Pinky a mí a deslizarnos por la pista.
  • Sexta parte del segundo capitulo

    Sexta parte del segundo capitulo
    Pinky se sentía un poco inseguro, porque sus patas se resbalaba todo el rato. Papá nos contemplaba desde el borde, templado.
    ¡Vamos, Bartolomeo! -dijo la tía Crystal . ¡Te estás perdiendo la diversión!.
    ¡Te va a gustar, papá! -grité, dando una vuelta torpe con mis patines de hielo. ¡Es como volar!
    Al final, papá probó a pisar la pista. Puso un pie delante del otro y se deslizó por el hielo.
    Después abrió su capa para que ondeara a su alrededor y patinó un poco más rápido.
    -¡Oh! -exclamó.
  • septima parte del segundo capitulo

    septima parte del segundo capitulo
    Después de un rato,mama,la tia Crystal,Flor de miel y papa entraron en casa pero pinky y yo nos quedamos en el jardín.Me hubiera gustado que algunos de mis amigos estuvieran allí conmigo,pero Zoe y Sashi no podían venir y Oliver estaba ocupado con su fiesta.Me pregunte si habría empezado ya y como seria la tarta.Me puso un poco triste,así que decidí hacer un muñeco de nieve para animarme
    -¡Venga,Pinky!-grite,haciendo una bola en las manos -.¡Puedes ayudarme!
  • Octava parte del segundo capitulo

    Octava parte del segundo capitulo
    Deje la bola en el suelo y empece a hacerla redonda y mas grande -Este sera el cuerpo-dije-.¿quieres hacer tu la cabeza?pero Pinky no estaba interesado e ayudarme.Estaba creando su propio muñeco de nieves.Empece a hacer la cabeza yo sola busque por el jardín algo que sirviera de ojos y botones.Encontré unas piedrecitas oscuras enterradas en la nieve junto al partarre de las flores,así que se las puse al muñeco en la cabeza y el pecho.Como faltaba algo más, entre en casa y cogí una capa.
  • novena parte del segundo capitulo

    novena parte del segundo capitulo
    Como me pareció que le faltaba todavía algo mas,entre corriendo en casa y cogí una de mis capas,que estaban colocadas detrás de la puerta principal.Era mi cap favorita,llena de dibujos de lunas y estrellas.Le quedaba perfecta al muñeco de nieves.
    -hum...-murmure-resulta demasiado real para ser un(muñeco)¡mas bien parece un niño de nieve!. Di un paso atrás para admirar mi obra y Pinky también retrocedió para admirar la suya.El niño de nieve parecía simpático
  • Novena parte del segundo capitulo.

    Novena parte del segundo capitulo.
    Era mi capa favorita, llena de dibujos de lunas y estrellas. Le quedaba perfecta al muñeco de nieve.
    - Hum.. murmuré .Resulta demasiado real para ser un <muñeco>.
    ¡Más bien pare un niño de nieve!
    Di un paso atrás para admirar mi obra y Pinky también retrocedió para admirar la suya. El niño de nieve parecía muy simpático. Tenía una gran sonrisa que le había dibujado con el dedo. Yo también le sonreí.
    Y entonces ¡me guiñó un ojo! Del susto, salté hacia atrás.
    ¡Pinky! -grité-¿Has visto eso?.
  • Decima parte del segundo capitulo

    Decima parte del segundo capitulo
    Pinky asistió con la cabeza nervioso.
    Levantó la pata y saludó con ella a su Conejo de Nieve. Cuando este le devolvió el saludo, Pinky se puso a dar saltos de alegría. El Conejo de Nieve se alejó brincando por el jardín, y Pinky fue saltando detrás de él. ¡Estaban jugando al pillapilla!
    Miré fijamente al niño de nieve, y mientras lo hacía, él comenzó a mover la cabeza con lentitud, como si estuviera probando su cuello.
    Como si nunca lo hubiera usado antes.
    -¡Tiene que ser nieve mágica!
  • undecima parte del segundo capitulo

    undecima parte del segundo capitulo
    ¡Nieve con hechizo de hadas!.
    Contemplé asombrada cómo el niño de nieve cobraba vida. Levantó uno de sus brazos y lo sacudió. Después levantó una pierna y pisó un poco de nieve virgen.
    Su capa ondeaba a su espalda y empezó a inflarse a su alrededor, lanzando al aire ráfagas de copos de nieve.
    Levanté la mano par saludarlo.
    - ¡Hola! dije-. Soy Isadora.
    -Isadora- repitió el niño de nieve-.¿Qué es eso?
    ¡Es mi nombre!- respondí-. Soy un hada vampiro. ¡Y tú eres un niño de nieve! ¿Ese es mi nombre ?
  • Duodecima parte del segundo capitulo

    Duodecima parte del segundo capitulo
    ¡Puede serlo! le dije. Si tú quieres que lo sea.
    Me gusta- dijo el Niño de Nieve.
    Paseo la mirada por el jardín y vio a Pinky y al Conejo de Nieve, dando brincos.
    - Es el Conejo de Nieve- le dije-.
    Está hecho de nieve, ¡igual que tú! dijo el Niño de Nieve con una sonrisa. Después avanzó hacia mí. Sus pies helados hacían crujir la deslumbrante manta de nieve. Tendí la mano hacia él y me la cogió.
    ¡Me alegro tanto de tener a alguien con quien jugar! .
  • decimotercera parte del segundo capitulo

    decimotercera parte del segundo capitulo
    Ninguno de mis amigos está libre hoy, y el resto está en una fiesta.
    -Patinar sobre hielo -repitió el Niño de Nieve pensativo-. Suena divertido. ¿Qué es?
    ¡Deja que te lo enseñe! ¡Creo que te gustará!
    Saque mis patines para él se los pusiera. Deshizo los lazos y curioseó en su interior. Después se los puso en las manos.
    ¡Así no, Niño de Nieve! me reí, enseñándole a ponérselos en los pies adecuadamente.
    Lo llevé a la pista de hielo y Pinky y el Conejo de Nieve se acercaron a nosotros brincando.
  • decimocuarta parte del segundo capitulo

    decimocuarta parte del segundo capitulo
    El conejo de Nieve saltó inmediatamente al hielo y cruzó la pista patinando sobre sus patas blancas y haciendo una pirueta. Pinky lo contempla desde el borde. Creo que le daba miedo hacer el ridículo.
    Le enseñe al Niño de Nieve a poner un pie delante de otro y a deslizarse por el hielo. Era un poco difícil enseñarle a hacerlo sin patines, y no paraba de caerme.
    Toma -dijo el Niño de Nieve, quitándose los patines y dándomelos.
    Póntelos tú. Yo no los necesito.
  • Decimoquinta parte del segundo capitulo

    Decimoquinta parte del segundo capitulo
    ¿Estás seguro? -le pregunté. Pero el Niño de Nieve ya había vuelto a saltar a la pista y patinaba con sus pies helados.
    Pasamos un buen rato dando vueltas y haciendo piruetas y el Conejo de Nieve presumió bastante. Al final se nos empezaron a cansar las piernas, salimos de la pista y volvimos a la nieve. Ya era bastante tarde y empezaba a oscurecer.
    ¿Qué es eso? - preguntó el Niño de Nieve, señalando mi casa, que tenía ya las ventanas encendidas. Parece grande.
    ¡Es mi casa! me reí.
  • Decimosexta parte del segundo capitulo.

    Decimosexta parte del segundo capitulo.
    Ahí vivo yo. ¿Te gustaría verla?
    El Niño de Nieve asintió,así que lo conduje a través del jardín y entramos por la puerta trasera hasta la cocina. No estaban allí mamá, ni papá, ni la tía Crystal, pero la varita mágica de mi tía se encontraba en la mesa.
    - Estarán en el salón -dije, pero te los presentaré luego.¿Te gustaría ver primero mi cuarto? ¡Tengo un montón de juguetes con los que podemos jugar!
    ¡Yo nunca he visto un juguete!
    ¡Sígueme! le dije, y juntos subimos corriendo las escaleras.
  • TERCER Capitulo

    TERCER Capitulo
    ¡Guau! -dijo el Niño de Nieve cuando por fin llegamos al final de la torre más alta, donde está mi habitación -.¡Qué altos estamos!
    Se puede ver toda la ciudad desde aquí -dije, señalando por la ventana.
    Le enseñe al Niño de Nieve algunas de mis cosas favoritas. Mi casa de muñecas, el collar mágico de sirena que me regaló una sirena de verdad, y la tiara con estrellas de diamantes que me regaló una bailarina también de verdad.
    ¡Cómo brilla! dijo el Niño de Nieve, poniéndose la tiara .
  • Primera parte del tercer capitulo

    Primera parte del tercer capitulo
    Después la dejó y se acercó a mi estantería.
    ¿Qué son estas cosas? preguntó.
    Parecen interesantes . ¡Son libros! le expliqué, entusiasmándome. ¡Están llenos de historias y de mundos diferentes! ¡Deja que te enseñe mis favoritos!
    Me puse de rodillas y empecé a hojear algunos de mis libros, enseñándoles los dibujos y los personajes que había dentro.
    ¡Que divertido!- dijo el Niño de Nieve-.¡Quiero leerlos todos!
    Te llevaría mucho tiempo -dije pero ¡podemos intentarlo!.
  • Segunda parte del tercer capitulo

    Segunda parte del tercer capitulo
    ¡A lo mejor también podemos hacer en teatro algunas de sus historias, con Pinky y el Conejo de Nieve!
    ¡Me encantaría dijo el Niño de Nieve. Tienes unas ideas buenísimas.¡Qué divertido es jugar juntos!
    A mí también me encantaba jugar con el Niño de Nieve.¡Quería que se quedara para siempre! Pero entonces me di cuenta de algo que me preocupó. Cuando el Niño de Nieve movía la mano para pasar la página caían gotitas de agua, que empezaban a mojar mis libros y a formar charcos en el suelo.
  • Tercera parte del tercer capitulo

    Tercera parte del tercer capitulo
    -Oh, oh...- dije-. Niño de Nieve, ¡creo que te estás derritiendo!
    ¿Derritiendo? repitió el Niño de Nieve. Parecía desconcertado.
    Espera -dije, buscando mi varita, que estaba en mi mesita de noche. Deja que intente congelarte otra vez.
    Pero cuando sacudí la varita no ocurrió nada.
    No sé si mi varita tiene magia para hacer hechizo de nieve -dije,
    Quizá deberíamos volver a salir de casa. El Niño de Nieve parecía decepcionado.¿No podemos quedarnos aquí un poco más. Quiero terminar de ver este libro.
  • Cuarta parte de tercer capitulo

    Cuarta parte de tercer capitulo
    El Niño de Nieve estaba ya entretenido pasando las páginas, acariciando las ilustraciones y dejándolas mojadas.
    Cuando terminó se levantó de un salto y empezó a probarse toda mi ropa. Creo que deberíamos salir ya dije, asustándome de los ríos de agua que bajaban por las piernas del Niño de Nieve. Pero él estaba demasiado ocupado con mis sombreros como para oírme.
    Intenté pensar rápidamente. ¿Cómo podía evitar que el Niño de Nieve se derritiera dentro de casa?.
  • Quinta parte del tercer capitulo

    Quinta parte del tercer capitulo
    La imagen de la varita de la tía Crystal, sobre la mesa de la cocina, vino flotando a mi cabeza.
    ¡Espérame aquí! -le dije. ¡Volveré en un minuto! Volé escaleras abajo batiendo las alas lo más rápido que pude y entré en la cocina. La varita seguía en la mesa. La agarré y volví a subir a toda velocidad. <Seguro que a la tía Crystal no le importará >, pensé, aunque una parte de mí se sentía culpable por no preguntarle. Cuando volví a mi cuarto me di cuenta de que el Niño de Nieve no estaba animado.
  • Quinta parte del tercer capitulo

    Quinta parte del tercer capitulo
    Cuando volví a mi cuarto me di cuenta de que el niño de nieve no parecía demasiado aminado.Miraba preocupado como sus pies se derretían formando charcos.Inmediatamente sacudí la varita en el aire y imagine que todo mi dormitorio se había convertido en hielo,y empezó a caer purpurina y copos de hielo -¡ya me siento mejor!-
    tía Crystal -pregunto-¿donde esta mi varita?decía asustada,¿que pasa aquí? -dijo mama- solo he hecho un pequeño hechizo de nieve ¿has convertido la casa entera en iglú?
  • sexta parte del tercer capitulo

    sexta parte del tercer capitulo
    mis preciosas plantas y flores están todas congeladas ¿estamos resbalándonos en toda la casa!-¡Flor de Miel no puede sentarse en una trona congelada .
  • cuarto capitulo

    cuarto capitulo
    salimos de mi cuarto y nos fuimos todos juntos a la torre que tiene papa para ver las estrellas .a el le encanta la astronomía.cogió un tozo de papel e hizo unos cuantos de garabatos
    -¡aquí tienes!-dijo pasándome un mapa.
  • EL FINAL

    EL FINAL
    era casi por la mañana cuando llegamos a casa,pero mama,papa y la tía crystal se habian quedado despiertos esperándome.En cuanto aterrizo el trineo.
    y como toda mi casa estaba congelada invite a mis amigos a mi casa .
    Y colorin colorado este cuento se ha acabado