Images

DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE Y DEL CIUIDADANO (FRANCIA 1789

  • POLITICO

    POLITICO
    La Declaración establece los principios que serán la base de la legitimidad de la nueva sociedad. Cada artículo condena La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano considera legítima la revuelta de los diputados en contra de la monarquía, al declarar como derecho imprescriptible del hombre la “resistencia a la opresión.
  • SOCIAL

    SOCIAL
    Se da Declaración de los Derechos como la libertad, la propiedad, la seguridad, la resistencia a la opresión. Y así mismo se reconoce la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la justicia.
    El clero: era la primera de las clases sociales privilegiadas.) La capa superior del estado llano era la burguesía; la inferior, los obreros y campesinos.
  • ECONOMICO

    ECONOMICO
    Los franceses disfrutan de un alto nivel de vida. Durante mucho tiempo, esta "crisis" consechas de los agricultores
    La Declaración tuvo gran repercusión en España y en sus colonias americanas, y fue uno de los elementos fundamentales que estimularon la implantación de nuevas ideas.
  • CULTURAL

    Se establecen los derechos fundamentales de los ciudadanos franceses y de todos los hombres sin excepción, no se refiere a la condición de las mujeres o la esclavitud, aunque ésta será abolida por la Convención el 4 de febrero de 1794. Es considerado un documento precursor de los derechos humanos a nivel nacional e internacional. No fue hasta que Olympe de Gouges, en 1791, proclamó la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana que las mujeres entraron.
  • INDIVIDUAL

    INDIVIDUAL
    La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, es la llamada a la formulada en 1789 por la Convención francesa, y desde entonces constituye la base del Derecho Político Moderno en lo que se refiere a las garantías individuales. La Declaración de los derechos del hombre y el del ciudadano de 1789, inspirada en la declaración de independencia estadounidense de 1776 y en el espíritu filosófico del siglo XVIII, marca el fin del Antiguo Régimen y el principio de una nueva era. Esta decl