“La estructura de los argumentos jurídicos con base en el modelo de argumento de Stephen Toulmin”

  • Tópicos

    En ninguna parte del tratado se detiene a explicar que es un lugar o tópico. Directamente se refiere a ello, y así habla de los lugares del accidente, del género, de lo propio y de la definición.
    En la Retórica, a la que presenta como correlativa de la Dialéctica, también habla de tópicos. Distingue tres clases de discurso: el deliberativo, el demostrativo o encomiástico y el judicial.
  • Period: to

    Tópicos

    la Tópica, mostrando el propósito de su estudio. Se trata de encontrar un método con el que podamos razonar sobre toda clase de problemas, a partir de cosas plausibles, y por el que si sostenemos un enunciado, no digamos nada que le sea contrario.
  • La dialéctica

    La dialéctica es un método para razonar sobre toda clase de problemas, a partir de cosas plausibles. Plausible aquí, se distingue de lo verdadero o primordial. Son cosas verdaderas y primordiales aquellas que tienen credibilidad no por otras, sino por sí mismas; son plausibles en cambio, las que parecen bien a todos, o a la mayoría, o a los sabios, y entre éstos últimos, a todos, o a la mayoría, o a los más conocidos y reputados.
  • Elementos de la dialéctica

    Enunciados y silogismos, versan de algún modo sobre lo mismo. De los enunciados, surgen las proposiciones, los silogismos tratan sobre problemas. Toda proposición y todo problema indican o un género, o una definición, o un propio o un accidente.
    Ahora, toda proposición formada mediante uno de estos cuatro predicables significa o sustancia, o cantidad, o cualidad, o acción, o pasión, o lugar, o posición, o tiempo, o hábito o relación.
  • Proposición, problema y tesis dialéctica

    La proposición dialéctica es una pregunta plausible, bien para todos, bien para la mayoría, bien para los sabios, y de entre éstos, bien para todos, bien para la mayoría, bien para los más reputados, siempre que no sea paradójica, porque se admite lo que parece verdadero a los sabios siempre que no sea contrario a las opiniones de la mayoría.
  • Razonamientos dialécticos

    Los razonamientos dialécticos son de dos clases, inducción y silogismo. El silogismo es una enunciación en la que una vez sentadas ciertas proposiciones, se concluye necesariamente una proposición diferente, de las establecidas, mediante el auxilio de esas mismas proposiciones.
  • Instrumentos dialécticos

    Hay cuatro instrumentos a través de los cuales se desarrollan los razonamientos:
    1. Tomar las proposiciones.
    2. Distinguir de cuántas maneras se dice cada cosa.
    3. Encontrar las diferencias.
    4. La observación de lo semejante.
  • Instrumentos dialécticos

  • El tópico dialéctico

    La dialéctica entonces es el método para argumentar y razonar en aquellas cosas en que no es posible alcanzar certeza absoluta. La conclusión del razonamiento dialéctico tiene certeza probable.
    El discurso dialéctico se hace a través del silogismo dialéctico y de la inducción. Las proposiciones y problemas dialécticos, que forman parte del silogismo, se toman de lugares. Los tópicos, son temas, opiniones generalizadas, conjuntos de temas, o esquemas argumentativos típicos.
  • La retórica

    Aristóteles comienza este tratado afirmando que la retórica es correlativa de la dialéctica. Esto porque ambas tratan de cosas que son de conocimiento común a todos y no corresponden a ninguna ciencia determinada.
    “… que no es de ningún género definido la retórica sino como la dialéctica, y que es útil, resulta evidente, y que no es su misión persuadir, sino ver los medios de persuadir que hay para cada cosa particular…”
  • La retórica

    La demostración retórica se hace a través del entimema y del ejemplo. El entimema es el silogismo oratorio, el ejemplo es inducción oratoria. “…es forzoso que los entimemas y los ejemplos sean lo mismo respectivamente que los silogismos y la inducción”.
    Detengamos nuestra atención en esto. La retórica es demostración y ésta se hace mediante instrumentos lógicos, silogismo e inducción.
  • Discursos retóricos

    El discurso retórico contempla tres aspectos: el orador, aquello sobre lo que se habla, y el auditorio. Los tres aspectos son necesarios para la persuasión.
    Respecto del orador, el discurso resulta convincente cuando quien lo pronuncia es digno de crédito, ya que es más fácil creer a las personas decentes.
  • El tópico retórico

    La retórica es en parte lógica y en parte ético-política. Su materia es la praxis, la conducta humana, jurídica, política y moral. Su forma, la persuasión de la verdad práctica, o sea la influencia en la conducta humana con la finalidad de hacerla recta o buena.
    No debemos confundir el arte con su ejercicio. El fin de la retórica como arte no es la persuasión sino el discurso apto para persuadir. La persuasión efectiva será consecuencia del ejercicio del arte.
  • El tópico retórico

    La retórica entonces tiene un aspecto lógico dialéctico y otro que atiende a las disposiciones del oyente. De ahí que también podemos llamar “lugares” de los que se toman principios de argumentación, a las disposiciones, pasiones, virtudes, carácter y condiciones en general, del auditorio destinatario del discurso.
  • En el discurso forense

    Aristóteles distingue los discursos en atención al oyente. Éste es forzosamente espectador o árbitro. El árbitro de cosas pasadas es el juez, a quien está destinado el discurso judicial. El asunto propio de este discurso es la acusación y la defensa, que siempre versan sobre un hecho pasado.
    El fin del discurso forense es lo justo y lo injusto. Prueba de ello es que muchas veces el orador no niega el hecho, sino su calificación como injusto.
  • En el discurso forense

    En el judicial en cambio, que versa sobre un hecho pasado, la incertidumbre radica en la dificultad de percepción de los hechos, que solo son conocidos por el juzgador, a través de medios indirectos, como la prueba, testigos o indicios.
  • Tópicos jurídicos del discurso forense

    Podemos hacer una primera distinción entre tópico dialéctico y tópico jurídico. El lugar jurídico es un tópico dialéctico referido o utilizado en el ámbito de lo jurídico. Se trata de una especialización de la dialéctica, o de una dialéctica utens. Lamas habla de un método que se integra como el método de investigación de cada ciencia y que es lógica dialéctica aplicada.
  • Tópicos jurídicos del discurso forense

    La finalidad del discurso es tener la aptitud suficiente para persuadir. El discurso versa sobre la cualidad justa o injusta de un hecho pasado. El tópico, jurídico en este caso, es el lugar de donde se toman los principios para argumentar en pos de la calificación (justa - injusta) del hecho. La sentencia del juez (auditorio del discurso forense) es una decisión vinculante para las partes que implica una determinación, aquí y ahora de lo justo.