Bases Curriculares de la Edu Inicial

Timeline created by vega.yuli
  • AD 1

    Currículo basado en la experiencia

    Currículo basado en la experiencia
    Esta mirada pone el acento en la legitimidad de las niñas y a los niños, desde lo que son, seres valiosos, con capacidades infinitas, protagonistas del desarrollo de una sociedad, respetuosos de la diversidad y del medio que les rodea, con derecho a ser escuchados, reconocidos como ciudadanos y gestores de paz.
    Un currículo desde la experiencia se fundamenta en el desarrollo y aprendizaje, las interacciones que se viven en la cotidianidad, las actividades rectoras.
  • 2

    El saber pedagógico

    El saber pedagógico
    Un currículo basado en la experiencia se construye sobre la una idea de sujetos activos que crean, imaginan, se emocionan, sienten y construyen conocimiento.
    Desde allí, se reconoce a las maestras como una historia particular y un saber, que crean, analizan y reflexionan para generar propuestas pedagógicas. El saber pedagógico tiene su origen en la práctica, en los momentos que la maestra busca planear y proyectar las experiencias; a vivirlas con las niñas, los niños y sus
    familias.
  • 3

    Desarrollo y aprendizaje

    Desarrollo y aprendizaje
    El aprendizaje es un proceso de descubrimiento y en construcción permanente, en el que los saberes previos sirven para explorar, construir otras ideas conocimientos, relaciones y experiencias. Las experiencias que viven los niños y las niñas a través del tiempo hacen que se perciban cambios en las acciones que realizan.
  • 4

    Las interacciones

    Las interacciones
    Ocurren tanto de manera natural, en los juegos, las exploraciones y la comunicación, como en medio de las prácticas pedagógicas,
    y les permiten construirse como sujetos críticos, autónomos, libres, capaces de valerse por sí mismos, con un lugar en el mundo social y cultural que habitan.
    Al interactuar se producen procesos sociales, físicos, emocionales y comunicativos que son guiados por el interés propio o por el adulto.
  • 5

    Cuidar

    Cuidar
    Se da en todos los espacios donde transcurre la vida de los niños y las niñas e implica una relación constante entre quien cuida y quien es cuidado, con el propósito de mantener su bienestar. Se centra en el desarrollo y establecimiento del vínculo afectivo entre las niñas, los niños y los adultos. Esa construcción afectiva les permite, por un lado, conocerse mutuamente, les proporciona sensación de confianza y seguridad suficientes para relacionarse con su entorno de manera tranquila.
  • 6

    Acompañar

    Acompañar
    Significa “leer” de manera consciente y contextualizada a los niños y las niñas en su acción para transformar y diseñar el ambiente que habitan.
    Estar presentes desde la corporalidad forma de relación:Cuando el cuerpo, los movimientos, la postura y la disponibilidad.
    Acompañar con la palabra:Significa interpretar lo que les sucede Acompañar desde la disposición del ambiente:Es a partir de la transformación que hacen del ambiente.
  • 7

    Provocar

    Provocar
    Provocar es disponer ambientes, situaciones e interacciones para que los niños y las niñas vivan, experimenten, jueguen, solucionen problemas, encuentren desafíos y así construyan nuevos saberes. En la vida cotidiana las interacciones ocurren en los entornos donde transcurre la vida de los niños y las niñas.
  • 8

    Las actividades rectoras

    Las actividades rectoras
    Son un paso importante para las docentes ya que así empiezan hacer parte del mundo los niños y niñas.
    La literatura:Las primeras interacciones son con los padres, las oraciones, narraciones y melodías.
    El juego:Se involucran caricias, risas, gestos y juegos simbólicos.
    El arte:Explorar materiales y objetos.
    Exploración del medio:Curiosidad y preguntas del entorno para la apropiación al mundo.
  • 9

    Organización curricular y pedagógica

    Organización curricular y pedagógica
    Potenciar el desarrollo integral de los niños y las niñas en la educación inicial, genera retos en la manera de organizar curricular y pedagógicamente los procesos que se llevan a cabo en los escenarios educativos. La organización curricular y pedagógica requiere procesos intencionados que buscan proponer experiencias para que se desarrollen y aprendan, teniendo en cuenta lo que acontece en su vida diaria.
  • 10

    Propósitos del desarrollo y aprendizaje que está llamada a promover la educación inicial y preescolar

    Propósitos del desarrollo y aprendizaje que está llamada a promover la educación inicial y preescolar
    Garantizan relevarlos como protagonistas, y situarlos en el centro de la práctica pedagógica, y que son comunes a las construcciones que se realizan en el marco de las modalidades de educación inicial y de las instituciones educativas para la primera infancia. Estos propósitos, son el horizonte de la organización curricular y pedagógica y constituyen el conector que articula el trabajo que lideran cotidianamente las maestra.
  • 11

    Los niños y las niñas construyen su identidad en relación con los otros; se sienten queridos y valoran positivamente pertenecer a una familia, cultura y mundo.

    Los niños y las niñas construyen su identidad en relación con los otros; se sienten queridos y valoran positivamente pertenecer a una familia, cultura y mundo.
    La construcción de identidad es el proceso que les permite a las niñas y a los niños tomar conciencia sobre la importancia de ser sujetos únicos, con rasgos distintivos como el género, la edad y la pertenencia a un grupo étnico, una familia y una cultura. construyen su identidad a partir de las interacciones consigo mismos, con su familia, sus pares, maestras y maestros.
  • 12

    Los niños y las niñas son comunicadores activos de sus ideas, sentimientos y emociones; expresan, imaginan y representan su realidad.

    Los niños y las niñas son comunicadores activos de sus ideas, sentimientos y emociones; expresan, imaginan y representan su realidad.
    La comunicación es el proceso que permite la interacción de los niños y las niñas con los pares y con los adultos, acude a los usos de las diferentes expresiones artísticas, de las palabras y los silencios, los gestos, las miradas, la lectura, la escritura y todo aquello que permite y facilita compartir ideas, sentimientos y emociones sobre la realidad en la que crecen.
    La comunicación involucra la escritura, como un proceso de aprendizaje a partir de las propias producciones
  • 13

    Los niños y las niñas disfrutan aprender; exploran y se relacionan con el mundo para comprenderlo y construirlo

    Los niños y las niñas disfrutan aprender; exploran y se relacionan con el mundo para comprenderlo y construirlo
    En las experiencias cotidianas, los niños y las niñas exploran el mundo natural, de los objetos y social, y esto los lleva a plantear hipótesis y hacer inferencias acerca de ellos. Siempre están observando, indagando por lo que sucede a su alrededor y se preguntan el porqué de los sucesos familiares, así como de los fenómenos naturales.
  • 14

    Los campos de experiencia

    Los campos de experiencia
    Los campos de experiencia son los espacios de encuentro que resultan de la vivencia de la práctica pedagógica. Mientras un niño o una niña vive una experiencia, lo hace con todo su ser, se ponen en juego su corporeidad, sus emociones y los conocimientos que ha construido previamente, la manera en que se relaciona con los otros y con el espacio. Los campos de experiencia tienen en cuenta la integralidad del desarrollo.
  • 15

    Los referentes de desarrollo y aprendizaje de los niños y las niñas.

    Los referentes de desarrollo y aprendizaje de los niños y las niñas.
    Corresponden a momentos que describen las transformaciones que se evidencian en el desarrollo de los niños y las niñas y le permiten a la maestra conocer y comprender cómo construyen formas de ser, actuar y relacionarse, y cómo estas cambian y se reorganizan abriendo oportunidades para que desplieguen sus capacidades.
  • 16

    El saber pedagógico

    El saber pedagógico
    Entendido como el conocimiento reflexivo y práctico del cómo y para qué educar, con el que cuentan las maestras. La pregunta, la
    reflexión y la indagación permanente movilizan el saber pedagógico, ayudan a consolidarlo y enriquecerlo conectando ideas y comprensiones.
  • 17

    Las interacciones.

    Las interacciones.
    Vistas como las relaciones que naturalmente establecen los niños y las niñas con los seres que les rodean y los ambientes físicos, sociales y culturales en los que ocurre su desarrollo, y que pueden enriquecerse para promover experiencias de aprendizaje. En la cotidianidad de la educación inicial, las interacciones entran en juego para configurar las experiencias individuales y colectivas de los niños y las niñas.
  • 18

    Referentes de desarrollo y aprendizaje de los niños y las niñas

    Referentes de desarrollo y aprendizaje de los niños y las niñas
    La intención de brindar herramientas prácticas para que cada
    maestra construya junto con las niñas, niños y familias los campos de experiencia, se comparten preguntas que invitan a la reflexión como una forma de movilizar el saber pedagógico. Es indispensable comprender que el desarrollo infantil se mueve entre las singularidades, los distintos ritmos y estilos propios de cada niña o niño.
  • 19

    Entre nacer y caminar En los Brazos del Adulto

    Entre nacer y caminar En los Brazos del Adulto
    Vínculo afectivo como base social y emocional, y como la fuente de seguridad con la que cuentan para fortalecer la confianza en sí mismos. El vínculo afectivo potencia la construcción de la sensación de seguridad, siendo la base para el establecimiento de nuevas relaciones, y les brinda herramientas para interpretar asertivamente las situaciones sociales a lo largo de la vida. En los brazos del adulto acontecen las primeras interacciones con el mundo social y físico.
  • 20

    Los bebés experimentan diversas maneras de movimiento

    Los bebés experimentan diversas maneras de movimiento
    Inicialmente el sostén corporal de los niños y las niñas es el cuerpo de la madre, el padre, la abuela o la maestra. A medida que los bebés crecen cuentan con las herramientas suficientes para empezar a moverse, por ello es importante que tengan los recursos y espacios necesarios para hacerlo, como ropa cómoda que les permita el movimiento, un espacio amplio ojalá a ras de suelo para prevenir accidentes y sobre todo ausencia.
  • 21

    Los bebés comienzan a conocer sus sensaciones y a confiar en el otro.

    Los bebés comienzan a conocer sus sensaciones y a confiar en el otro.
    Durante los primeros meses de vida, son los bebés quienes establecen los ritmos en la interacción: los horarios de sueño, comida, limpieza y atención, y con ello la transformación del ambiente que llegan a habitar.Los bebés necesitan rutinas y rituales para comer, dormir y ser aseados, ya que así
    pueden predecir lo que sucederá, comprender el entorno y organizar pequeñas secuencias de actos cotidianos.
  • 22

    Los bebés participan en situaciones comunicativas.

    Los bebés participan en situaciones comunicativas.
    Los bebés se interesan en las conversaciones de las personas que los rodean, tanto en las palabras como en los gestos, por ello cuando escuchan o ven a alguien acercarse, lo buscan con la mirada o se muestran inquietos hasta que lo localizan. Algunas veces el adulto inicia la charla, otras veces el bebé.
  • 23

    Los bebés disfrutan del juego con las palabras y “leen”

    Los bebés disfrutan del juego con las palabras y “leen”
    Generalmente los cuidados y la compañía ofrecida a los bebés se dan entre arrullos, cantos e historias que las maestras y la familia conocen, que se convierten en las primeras experiencias literarias que enriquecen el mundo simbólico de los bebés. Acompañados por el ritmo de las palabras, los gestos, las caricias y el movimiento de los arrullos, los bebés crecen en medio de una envoltura afectiva.
  • 24

    Los bebés descubren nuevas formas de explorar

    Los bebés descubren nuevas formas de explorar
    Los bebés se van dando cuenta de los cambios que ocurren
    en su entorno a través de las rutinas, las secuencias de las acciones, las tonalidades de la voz cuando se habla, las señas o los gestos que se usan. En medio de la rutina y los sucesos cotidianos los niños y las niñas también tienen la oportunidad de explorar los objetos de múltiples formas. De allí la importancia de que la maestra aproveche los momentos cotidianos para la exploración y el interés que tienen por hacerlo.
  • 25

    Los bebés y los adultos interactúan mientras prestan atención a los mismos objetos o sucesos.

    Los bebés y los adultos interactúan mientras prestan atención a los mismos objetos o sucesos.
    En sus primeros días de vida los bebés sienten todo a través de su cuerpo y son los adultos quienes les ayuda a organizar sus sensaciones a partir de las palabras, las rutinas y las acciones que hacen para cuidarlos. Inicialmente este tipo de interacciones se da en situaciones intencionadas por parte del adulto. La mirada se constituye en una manera confiable de encontrar sintonía en medio de la interacción con los otros.
  • 26

    Los bebés conocen las características de los objetos

    Los bebés conocen las características de los objetos
    A través de sus sentidos los bebés descubren texturas, olores, sabores y sonidos que son y no son de su agrado. Sus experiencias se van ampliando y cuando pueden agarrar las cosas con sus manos se las llevan a la boca para explorarlas, tocándolas, chupándolas y saboreándolas. Así reconocen las cualidades de los materiales de los que están hechas y experimentan sus características: son blandos, duros, pesados, livianos, pequeños o grandes.
  • 27

    Entre nacer y caminar Desplazarse por el Espacio

    Entre nacer y caminar Desplazarse por el Espacio
    Los niños y las niñas conocen nuevas personas, espacios y lugares sintiéndose seguros.
    Es muy importante decirles por su nombre, esto reafirma su identidad y refuerza su confianza en su cuidador, que así les demuestra que les conoce y que hacen parte de un grupo o una familia, desde su individualidad.
  • 28

    Los niños y las niñas conocen su cuerpo, experimentan movimientos y se desplazan por el espacio.

    Los niños y las niñas conocen su cuerpo, experimentan movimientos y se desplazan por el espacio.
    Desarrollan destreza y seguridad en el manejo de su cuerpo,
    se animan a tomar objetos por iniciativa propia y a moverse por el espacio de manera independiente; se sientan, se arrastran, giran sobre su cuerpo, gatean, se ponen de pie y dan los primeros pasos. En este momento ya no es tan fácil cambiarles el pañal o vestirles, pues se quieren mover todo el tiempo ya que, gracias al desarrollo motriz, su independencia aumenta.
  • 29

    Los niños y las niñas usan diversos medios para regular sus acciones.

    Los niños y las niñas usan diversos medios para regular sus acciones.
    El movimiento independiente les permite a los niños y las niñas tomar los objetos que quieren y desarrollar varias formas de actuar sobre ellos como arrojarlos, recogerlos, frotarlos, golpear uno con otro, cambiarlos de lugar y guardarlos en sitios insospechados. En medio de esta exploración pueden intentar hacer “maniobras peligrosas” como abrazar tan fuerte a la mascota de la familia.
  • 30

    Los niños y las niñas nombran el mundo e inventan otros nuevos a partir de las palabras y la literatura

    Los niños y las niñas nombran el mundo e inventan otros nuevos a partir de las palabras y la literatura
    Entre el primer y segundo año los bebés pasan paulatinamente del balbuceo a la producción de sonidos cada vez más similares a los de su lengua materna, ya que han tenido la oportunidad de estar rodeados por palabras cantadas, leídas o simbolizadas, y
    porque su sistema articulatorio ha madurado. Juntan palabras para dar a conocer ideas completas: “mamá fue”. Usan tonalidades distintas de acuerdo con lo que quieren conseguir.
  • 31

    Los niños y las niñas exploran diversos lenguajes expresivos

    Los niños y las niñas exploran diversos lenguajes expresivos
    Las exploraciones gráficas, plásticas o sonoras de los niños y las niñas pueden ser potenciadas en entornos en los que de manera intencionada se diseñen ambientes y situaciones para vivir experiencias de creación. Las sensaciones y las percepciones, procesos potenciados que se integran al avance en el lenguaje oral.
  • 32

    Los niños y las niñas empiezan a comprender las intenciones de los demás.

    Los niños y las niñas empiezan a comprender las intenciones de los demás.
    Los niños y las niñas empiezan a percibir a las otras personas como seres intencionados, con quienes pueden interactuar para dirigir su atención hacia elementos del mundo exterior que son de su interés. La lectura individual, en la que comparten la experiencia el niño o niña y el adulto que lee, además de estrechar lazos afectivos se convierte en una oportunidad para potenciar la atención conjunta.
  • 33

    Los niños y las niñas descubren las características de los objetos y les dan diversos usos.

    Los niños y las niñas descubren las características de los objetos y les dan diversos usos.
    En el momento en que los niños y las niñas adquieren seguridad para caminar por el espacio experimentan nuevos movimientos sin la ayuda del adulto. Entonces las formas de exploración y juego cambian, porque pueden llevar objetos de un sitio a otro, arrastrarlos, sacarlos de su lugar y volverlos a guardar. Se interesan por saber qué les ocurre a los objetos a partir de su acción.
  • 34

    Los niños y las niñas exploran el espacio

    Los niños y las niñas exploran el espacio
    Caminar posibilita a niñas y niños explorar los espacios en diferentes niveles, no es lo mismo ver y moverse en el espacio al gatear que sostenidos en sus dos pies. Mientras lo recorren van descubriendo sus características y aprenden cómo moverse
    en él. Esto le implica conocer el espacio a través de la percepción
    y el movimiento.
  • 35

    Hablar y explorar

    Hablar y explorar
    Desde que nacen los niños y las niñas viven entre palabras, signos, señas y múltiples formas de expresión. Las palabras que en un primer momento son enunciadas por sus madres, padres, hermanos o maestras, son apropiadas. De este modo, entre los 2 y 3 años los niños y las niñas cuentan con posibilidades para apropiarse del mundo cultural y simbólico.
  • 36

    Los niños y las niñas juegan, exploran y crean con otros

    Los niños y las niñas juegan, exploran y crean con otros
    Los niños y las niñas cuentan con la capacidad de reconocerse como parte de una familia o de un grupo, por ello establecen la diferencia entre las personas que pertenecen a su círculo familiar y las que no, y se comienzan a comportar de acuerdo con quien les
    acompaña.
  • 37

    Los niños y las niñas juegan y crean a partir de diferentes posibilidades expresivas

    Los niños y las niñas juegan y crean a partir de diferentes posibilidades expresivas
    Cuando cuentan con espacios de exploración y expresión proponen acciones y crean nuevas realidades. Si estos espacios se ambientan con objetos en tercera dimensión como bloques, masas o cajas, podrán ir y venir entre la exploración de los objetos y el juego dramático. Improvisan movimientos, se convierten en seres fantásticos o animales, cambian el tono de su voz, juegan a producir variados sonidos, animan, disfrutan de pintar, dibujar, amasar, es decir, de transformar la materia.
  • 38

    Los niños y las niñas aprenden nuevas palabras y toman la iniciativa en las conversaciones.

    Los niños y las niñas aprenden nuevas palabras y toman la iniciativa en las conversaciones.
    Desde el momento en que los niños y las niñas usan de manera intencionada las palabras que han aprendido, inician interacciones conversacionales con los adultos y toman turnos durante los diálogos cortos. Esta regla conversacional la usan en diferentes momentos de su vida cotidiana, durante el saludo, en los momentos de juego o al despedirse de sus familiares.
  • 39

    Preguntar y representar el mundo

    Preguntar y representar el mundo
    El lenguaje amplía las posibilidades de interacción y de conocimiento del mundo de forma tal que los niños y las niñas se interesan por preguntarse e indagar sobre el mundo social y físico desde sus propias explicaciones; de allí que sea habitual escuchar presuntas. Así mismo, empiezan a participar de las prácticas culturales de sus familias y comunidades que les conectan con diversas formas de simbolización a través de juegos.
  • 40

    Compartir y crear con otros

    Compartir y crear con otros
    Las diferentes experiencias que los niños y las niñas han vivido les han llevado a hacerse preguntas y a pensar en el mundo y las personas más allá del momento presente, entonces se animan a hacer predicciones con mayor seguridad, a dar a conocer sus supuestos y sus propias explicaciones del mundo, y en medio de esa acción se interesan por compartir sus pensamientos, sentires y propuestas con otras niñas y niños.
  • 41

    La Práctica Pedagógica

    La Práctica Pedagógica
    Organizar la práctica pedagógica sitúa a las maestras y a los maestros de primera infancia como protagonistas y constructores de propuestas educativas que promueven el desarrollo integral de los niños y las niñas.
  • 42

    Indagar

    Indagar
    Conocer a los niños y las niñas implica tomarse un tiempo para observarlos, escucharlos y dejarse sorprender por aquello que evidencian de su identidad, sus formas de comunicación, los saberes que han construido en sus interacciones consigo mismos,
    los adultos, sus pares y el entorno, y las características propias de su desarrollo.
  • 43

    Proyectar

    Proyectar
    La proyección tiene gran importancia pues organiza, orienta y estructura el quehacer de los maestras y maestros. Es el punto de partida para construir propuestas pedagógicas que garanticen la articulación entre el hacer cotidiano y las intencionalidades pedagógicas. También atiende a las situaciones inesperadas que surgen en la interacción con los niños y las niñas
  • 44

    Vivir la Experiencia

    Vivir la Experiencia
    La experiencia tiene lugar en la niña o el niño que la está viviendo, en su singularidad y en sus formas de interacción. Es
    por ello que el maestro o la maestra acompaña, desde la observación y la escucha, y comienza a decidir en qué momentos
    apoyar con las palabras, con su corporalidad o con su mirada,
    porque lee las formas en que los niños y las niñas viven las
    experiencias.